Slide background

Quinta estancia

(10, 11 y 12 de diciembre de 1945)


El 10 de diciembre de 1945 estuvo de nuevo en Sevilla. Le acompañaba Juan Francisco Onaindía y D. José Luis Múzquiz desde Madrid. Y de camino pasaron por Córdoba. Esta vez pudo alojarse ya en la casa de la calle Canalejas, donde celebró Misa al día siguiente. Reservó el Santísimo en el oratorio, instalado en la habitación que parecía más decorosa: el antiguo comedor, que daba al patio y tenía un artesonado y un alto friso de madera.

Desde que se adquirió la casa se habían ido haciendo los arreglos necesarios para convertirla en residencia de estudiantes, aunque por esas fechas, todavía no había residentes.



Sala de estudio de la Residencia de Guadaira

Sala de estudio de la Residencia de Guadaira

Para la tertulia fue necesario echar mano de sillas y banquetas. No fue preciso buscarlas por las habitaciones porque casi todas estaban ya en el comedor. Al terminar la Visita al Santísimo, se organizó una procesión, cada uno con su silla, del comedor a la sala donde iban a tener la tertulia. San Josemaría, muy divertido, la apellidó «procesión de los ensillados». Esta anécdota indicó que se recogiese en el diario, para que quedase constancia de la pobreza tangible de los comienzos.
En la tertulia, que se alargó hasta la hora de la merienda, volvió a insistir sobre la necesidad de ser muy apostólicos, remachando la idea de que para que muchas personas se acerquen a Dios, a través de la Obra, cada uno de los presentes debía exigirse más en su lucha personal.

Finalmente, hubo meditación y bendición con el Santísimo.

11. Visita a un enfermo en Casa Seras

San Josemaría en Casa Seras en diciembre de 1945

San Josemaría en Casa Seras en diciembre de 1945

En esta ocasión volvió a visitar al Cardenal Segura. También estuvo un buen rato con Ismael Sánchez Bella que se encontraba enfermo, en cama, en Casa Seras.

A la mañana siguiente, a pesar de tener un ligero catarro, quiso dar la meditación en el oratorio de Guadaira antes de celebrar la Santa Misa.

En el corazón y en la mente de cada uno de los asistentes quedaron bien grabadas sus palabras y consejos. Después, en un papel, escribió la lista de encargos: indicaciones sobre las puertas que cerraban mal, pequeñas reparaciones, una llave para la cerradura del oratorio…

Su petición a la Virgen de los Reyes había surtido efecto y, como había prometido, se puso después, ya en el oratorio definitivo de esa residencia, su imagen pintada. Ocupaba el cuerpo central del retablo. Encima del cuadro figuraba la leyenda PER ME REGES REGNANT (por mí reinan los reyes), la misma que figura encima del camarín de la Virgen en la Capilla Real de la Catedral.

A esta primera obra corporativa del Opus Dei en Sevilla se le llamó Residencia de Estudiantes Guadaira. Más tarde, el 14 de julio de 1951, el Ministerio de Educación Nacional erigió por Decreto la residencia universitaria como Colegio Mayor.


[put_wpgm id=6]