Slide background

Octava estancia

(1 de octubre de 1968)


Efectivamente, transcurrido algo más de un año, en octubre de 1968, estaba de nuevo san Josemaría en Sevilla. Había llegado en barco al puerto de Algeciras el 28 de septiembre de 1968. El día 29 recaló en Pozoalbero, donde permaneció el día 30 sin hacer ninguna salida. En varias ocasiones explicó que este viaje era una peregrinación: deseaba rezar ante nuestra Señora en varios santuarios marianos.



18. Escuela Albaydar

(Paseo de la Palmera nº 36)

El 1 de octubre, por la mañana, llegó a Albaydar, obra corporativa de las mujeres del Opus Dei. Situada, donde sigue actualmente, en la Avenida de la Palmera nº 36. Le acompañaban D. Álvaro, D. Javier, D. Florencio y D. Antonio María Ramírez. En la puerta le esperaban directoras de la Obra, y la de la Escuela que era Mercedes Díaz.

Enseguida pasó al oratorio. Se revistió y comenzó la ceremonia de consagración del altar. D. Álvaro iba explicando el ritual y traduciendo las oraciones de la liturgia. San Josemaría pidió al Señor que quienes allí se formaran pudieran vivir y fomentar en todas partes aquella dignidad de la vida familiar que la Iglesia Romana predicó siempre.

Cuarto de estar de Albaydar

Cuarto de estar de Albaydar

Como al salir se oían canciones en el cuarto de estar, se dirigió allí y hubo una breve tertulia, rápida, intensa y cargada de cariño. Escuchó entonces un fandango que cantaron, dedicado a la Virgen:

Hermosa
es la Virgen del Rocío,
cada día más hermosa.
Cuando la aclama el gentío,
brilla en su cara una cosa,
que por la espalda da frío.

Pasó unos minutos al cuarto de estar de alumnas y después de despedirse se marchó en dirección al Colegio Mayor Almonte.

Oratorio de la Escuela Albaydar

Oratorio de la Escuela Albaydar


El Colegio Mayor Almonte, era entonces la sede del centro de estudios. Ante las escalinatas que daban entrada al chalet Blanca Paloma, donde estaba el oratorio, le esperaban el director, Agustín López Kindler, y algunas otras personas de la Obra que aún no le habían podido saludar.

En esa misma mañana, además, fue a rezar ante tres imágenes de la Virgen a las que se tiene devoción en Sevilla: Nuestra Señora de los Reyes, en la capilla Real de la Catedral; la Esperanza Macarena, en su basílica y la Esperanza de Triana, en la Capilla de los Marineros, en la calle Pureza.

Después de comer hubo tiempo para una tertulia en el Colegio Mayor Almonte, a la que asistieron numerarios y agregados de la ciudad. Se cantaron sevillanas y otras canciones.

San Josemaría con el Cardenal Bueno Monreal y D. Álvaro a la entrada de la sede central de la Obra en Roma.

San Josemaría con el Cardenal Bueno Monreal y D. Álvaro a la entrada de la sede central de la Obra en Roma.

19. Palacio Arzobispal

Por la tarde, acudió al Palacio Arzobispal para saludar al Cardenal Bueno Monreal, amigo suyo desde hacía tantos años. Al igual que en la estancia del año anterior, acudieron muchas personas al Palacio para tener la oportunidad saludarle. Luego viajó directamente a Jerez.

Al día siguiente –2 de octubre de 1968– celebró en Pozoalbero el 40º aniversario de la fundación de la Obra. En la víspera, al volver de Sevilla, había dicho a don Florencio:

—Que mañana vengan los chicos del centro de estudios. Les daremos una buena merienda, tendremos Exposición del Santísimo y una gran tertulia para celebrar la fiesta.

La cita era para la tarde, pero desde media mañana, muchos merodeaban por las inmediaciones de Pozoalbero. Mientras tanto, fueron ensayando las sevillanas que habían compuesto expresamente para aquella ocasión. Siguió una tertulia inolvidable, con preguntas llenas de espontaneidad.